La Experiencia de una Clase

La práctica de asanas (posturas) en una clase es secuencial y progresiva, cada postura prepara el cuerpo para la siguiente, y el conjunto de posturas practicado en una clase tiene un efecto determinado en el organismo. Normalmente una clase comienza con posturas de relajación y preparación del cuerpo, para seguir hacia posturas energizantes donde se trabaja aspectos como el equilibrio, la fortaleza y la movilidad de distintas zonas. Para finalizar se realizan posturas recuperativas y calmantes.

Una práctica correcta depende de una secuencia equilibrada, al final de una clase el practicante debe sentir su cuerpo vivo y su mente en calma.

 

Para optimizar los efectos orgánicos de una clase y evitar molestias se recomienda:

-Practicar con el estómago vacío.

-Avisar al profesor sobre cualquier enfermedad o condición particular del momento. (menstruación, dolor de cabeza, insomnio o intervenciones ambulatorias)

-Usar ropa que permita al profesor corregir principalmente tobillos y rodillas. (shorts, calzas ajustadas)