Tipos de Clases


Clases de Relajación Profunda
pagina interior clases restaurativas      

LA IMPORTANCIA DE APRENDER A RELAJARSE

Los nervios acarrean bioenergía que es nuestro combustible; la fuerza vital que nos sostiene y anima.  Una buena reserva de bioenergía nos permite experimentar la vida de manera calma y nos torna resistentes ante eventos estresantes. El ritmo y exigencias de la vida moderna, el exceso de pensamiento intelectual y la falta de tiempo para el descanso devoran nuestras reservas, lo cual conduce a la enfermedad del cuerpo y mente. De ahí la importancia de incluir en nuestra práctica regular secuencias recuperativas que nos ayuden a desbloquear los espacios del cuerpo que albergan verdaderos reservorios de bioenergía. El objetivo de esta clase es calmar y equilibrar el sistema nervioso, el cual al final de una semana de múltiples actividades se encuentra agitado. Con la ayuda de implementos, se pueden realizar posturas que desbloquean ciertas zonas del cuerpo, cuando son mantenidas por largo tiempo, estas secuencias estimulan la respuesta de relajación del sistema nervioso parasimpático a través del cual la musculatura se relaja, se estimula el sistema glandular, el pulso y la presión arterial descienden y experimentamos un estado de profunda relajación que nos permite sentir renovados.

Clases Embarazadas
embarazada          

Existe una secuencia de práctica apropiada para cada trimestre del embarazo, sin embargo es un requerimiento esencial tener al menos 6 meses de practica regular previa para acojerse a este tipo de práctica.

No existen clases para alumnas nuevas  embarazadas.

Las alumnas regulares que quedan embarazadas deben indicarle a su profesor para que puedan adaptar su práctica segun la guía trimestral  o bien pueden trasladarse a clases específicas que éste le indique.

Beneficios de la práctica durante el embarazo

  • La práctica del Yoga ayuda a mantener una sangre de buena calidad, rica en hemoglobina y niveles de presión normal.
  • Ayuda a mantener un peso controlado y evitar la presencia de albúmina en la sangre.
  • Las posturas del Yoga fortalecen la musculatura de la zona pélvica y mejoran la circulación sanguínea en toda esa zona.
  • Fortalecen el sistema reproductivo, ejercitan la espina dorsal y hacen más llevadero el período de pre parto.
Un cuerpo flexible, con mayor tono muscular, respiración profunda y relajación, aumentan, indudablemente, las posibilidades de que una mujer tenga un embarazo exitoso, un parto sin traumas, un buen alumbramiento y un rápido retorno a su condición física después de todo el proceso.  

La variedad de asanas (posturas) que se practican en una clase de Yoga Iyengar varian y están orientadas a trabajar en cada trimestre aquellos aspectos que son más relevantes para la madre  segun  la etapa de desarrollo del bebé y posteriormente segun el periodo de lactancia en el cual se encuentre.

Sin embargo, para  obtener todos los beneficios que el Yoga Iyengar puede ofrecer durante el embarazo ,  es importante que la  práctica haya comenzado como mínimo 6 meses antes de la concepción, de tal manera de  incorporar los fundamentos esenciales de esta metodología. La práctica de Yoga debe ser una etapa importante en la planificación de un embarazo. Si ya está embarazada y nunca ha prácticado yoga iyengar, éste no será el mejor momento para aprender una metodología. En tal caso, le recomendamos comenzar a practicarla después del parto, (dos meses después si es parto normal y tres en caso de cesárea).

En el post-parto el Yoga ayudará a recuperar el alineamiento, la posición de la pelvis y columna, así como a mejorar la tonicidad muscular y el funcionamiento de todos los sistemas orgánicos. Durante el puerperio será un excelente aliado para equilibrar los estados emocionales que se producen al enfrentar los nuevos desafíos que la maternidad presenta.

 

Clases Generales
20150319_100224 (2)  

EL YOGA IYENGAR ES PARA TODOS

Practicar Yoga es como descascarar una cebolla. No puedes llegar al corazón de ella sin primero remover las capas exteriores. De la misma forma, no puedes alcanzar un nivel de práctica avanzada, libre de lesiones, si no pasas por todas las etapas propuestas por la metodología de BKS Iyengar. La práctica regular transforma gradualmente al practicante otorgándole entendimiento y seguridad sobre la naturaleza de su propio cuerpo y mente, herramientas indispensables para emprender el viaje hacia el “si-mismo”. Teniendo en cuenta estas premisas, para obtener progreso en nuestra práctica siempre debemos observar las siguientes cualidades:
  • Evitar o disminuir la posibilidad de lesiones: Cuando un alumno comienza la práctica de yoga, es normal que durante algún tiempo su cuerpo presente cierto grado de resistencia o rigidez. La repetición sistemática de un grupo de posturas preparan gradualmente cada parte del cuerpo (musculatura, articulaciones y huesos) para resistir a una carga determinada de trabajo. En la medida que el cuerpo se abre, comienza a responder de manera más fácil y rápida al aumento en la exigencia o complejidad de las nuevas posturas que semana a semana se irán incorporando. Esta metodología de trabajo hace que la posibilidad de lesiones sea mínima y que la adaptación y evolución del alumno sean mejores.
  • Desarrollar la auto observación: Al trabajar con secuencias tipo, el cuerpo se acostumbra a los movimientos y acciones requeridos, desarrollando lo que se conoce como “memoria corporal”. El alumno es capaz entonces de observar y evaluar más fácilmente su propia evolución semana a semana, detectando sus debilidades y potenciando sus fortalezas. Por otro lado el alumno desarrolla la capacidad de practicar solo cuando lo necesite. Ese grado de independencia es favorable y necesario para la evolución hacia los aspectos más profundos de yoga.
  • Prácticar regularmente : pero, ¿Qué es una Práctica regular? La regularidad se refiere a la constancia con la cual se asiste a clases o se practica solo para aquellos que ya tienen algo de conocimiento y experiencia en la práctica del Yoga. Para un desarrollo progresivo y un avance seguro se requiere, como mínimo, una asistencia de dos veces en semana en los niveles iniciales. Como ideal sugerimos practicar día por medio (3 veces en semana) procurando, en lo posible, dedicar en casa un pequeño espacio de tiempo (entre 10-30 min) para realizar las posturas que recuerdes de tu clase anterior.
  Clases de Iyengar, nivel 1 Existe una metodología que hace énfasis sobre un grupo de posturas clave que posibilitan al practicante novato (de 0 hasta 1 año de práctica regular) crear movilidad y desbloquear las principales articulaciones del cuerpo (columna-hombros-caderas) así como también fortalecer y alargar la musculatura principalmente de brazos y piernas. El trabajo regular y sistemático (mínimo 2 veces en semana) de estas posturas sienta las bases para una práctica progresiva y segura donde el alumno aprende a conocer su propio cuerpo y a equilibrar sus capacidades. Todos los alumnos nuevos en el método, así como aquellos que llevan entre 1 y 2 años de práctica regular deben comenzar en este nivel hasta que su profesor regular le recomiende cambio de nivel.

Clases de Iyengar, nivel 2

En este nivel se profundiza el conocimiento adquirido en el nivel anterior, buscando reconocer acciones claves y cada vez más refinadas, así como también aumentar la resistencia física a través de la permanencia en las posturas de pie. Se incluye en este nivel un trabajo más extenso sobre otras familias de posturas como arcos, torsiones, inversiones y posturas de sentado.

Clases de Iyengar, nivel 3

En este nivel el alumno, que ya domina la técnica de las posturas básicas, está más preparado para trasladarse desde una práctica meramente física a una que integra habilidades tales como concentración, resistencia, determinación, disciplina y reflexión en cada acción que ejecutan.

Clases Seniors
Seniors en Utkatasana2    

 EL COMIENZO DE LA VIDA INTERIOR

Vivimos una época en la que el envejecimiento del cuerpo físico está asociado a la enfermedad y el sufrimiento, esto puede obedecer a distintos factores como el estilo de vida, herencia genética o accidentes. Tanto las tradiciones milenarias como la "Nueva Ciencia" nos indican que   el cuerpo es una manifestación de nuestra mente y por lo tanto responde a una "actitud mental y una serie de creencias"  frente a la vida. Es por ello que la práctica del Yoga se presenta como una herramienta de liberación a través del auto-conocimiento y exploración del propio mundo interior. Ayudándonos a descubrir y desarrollar tanto el potencial de nuestra mente como de la morada del alma, el cuerpo. Beneficios de la práctica Seniors :
  • La disminución de dolores crónicos.
  • La corrección postural (realineamiento de la columna y estabilización de las principales articulaciones).
  • Disminución de todos los síntomas asociados al stress (insomnio, problemas respiratorios, colon irritable, angustia, depresión, etc.).
  • Bien estar y felicidad
Antes de comenzar a practicar debe entrevistarse con el profesor y traer exámenes e historial médico si hubiese.

Clases Terapéuticas
La práctica del Yoga Iyengar tiene un enfoque esencialmente terapéutico puesto que el trabajo con diferentes secuencias de posturas que promueven la realineación y fortalecimiento de la estructura músculo-esquelética para recuperar un flujo energético equilibrado en todas las partes y funciones del cuerpo. Sin embargo cuando un alumno  padece de una enfermedad o lesión específica es necesario poner atención a esa situación particular para compreender cual es su orígen y cómo se debe ajustar la práctica para que ésta sea a la medida de la persona. Para sensibilizar al alumno con su situación particular y entregarle conocimiento específico para que sepa ajustarse con precisión e inteligencia durante la práctica realizamos clases y talleres terapéuticos específicos durante el año, los cuales se publican en los murales de la escuela y en este sitio en sección cursos. También se realizan sesiones individuales de terapia , las cuales se gesionan directamente en la escuela con Rishi o Claudia.